Edith Elías Chanduví: hasta el último cartucho 

Antes de que se desencadenen las lluvias, los huaicos y las inundaciones que pusieron a buena parte del Perú en una situación crítica, había una consigna que englobaba a muchos ciudadanos que vivían en situación de riesgo: “de mi casa no me muevo”, decían. No estaban dispuestos a abandonar el hogar que les había tomado muchos años construir. No querían alejarse del espacio que les significaba una importante inversión económica. Porque si bien es cierto la gran mayoría de viviendas ubicadas en tierras ribereñas en situación de vulnerabilidad son producto de invasiones, todas ellas llevan consigo muchos años de trabajo y esfuerzo. Y nos remiten a la compleja realidad de las familias pobres que no pueden acceder a tierras seguras.

Edith Elías Chanduví y su familia son una prueba contundente de ello. Son fundadores del asentamiento humano 4 de Mayo, ubicado en el distrito de Castilla, en la provincia de Piura, lugar al que llegaron hace más de una década. Y estaban dispuestos a defender su morada hasta el final. “Hasta quemar el último cartucho, siguiendo la premisa de Alfonso Ugarte”, nos dice Edith. “Sabíamos que estábamos en situación de riesgo, pero no queríamos salir de acá”.

Hasta que tuvieron que cambiar de opinión. Dicen que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, o que uno no puede darle la magnitud verdadera al dolor si es que no lo ha vivido en carne propia. Y Edith lo sabe: “No pensamos que iba a ser un caos tan inmenso”, responde cuando le pedimos que nos cuente lo que pasó por su cabeza a raíz del Niño Costero que afectó el norte del Perú en los meses de febrero y marzo del 2017. “Aunque lo peor ya pasó, seguimos viviendo un martirio”, agrega.

Edith y su familia son parte de los miles de damnificados que necesitan ayuda humanitaria y soporte en estos momentos. Y son parte de los beneficiarios del proyecto “Respuesta emergencia agua y saneamiento en Piura (Agua Segura)”, ejecutado por Soluciones Prácticas con el apoyo de la Fundación Poul Due Jensen, que busca responder a la situación de emergencia y contribuir a la recuperación de las condiciones de vida de las personas afectadas por las inundaciones en localidades priorizadas de Piura.

Luego de ocurridas las inundaciones, la familia Elías Chanduví perdió su casa. “Hasta hoy seguimos viviendo en una carpa”, nos cuenta Edith. “Seguimos en el albergue temporal. Asimilando poco a poco todo lo que nos ha sucedido”. Muchos habitantes de 4 de Mayo están en la misma situación: además de haber perdido sus viviendas y sus principales pertenencias, tienen un nulo acceso a agua potable y conviven en constante riesgo de enfermedades, como el dengue o el cólera. Existe un manejo inadecuado del agua para consumo, debido a que las familias no cuentan con enseres adecuados y acceden a poca información sobre el manejo de agua segura.

Para contrarrestar aquello, el proyecto Agua Segura hace énfasis en la capacitación en el manejo adecuado del agua y en medidas de higiene (trabajadas de la mano del Ministerio de Salud); y ofrece la entrega de los kits como repositorios adecuados para el almacenamiento del agua y los mosquiteros o la compra de fumigadoras para desinfección de viviendas justamente para evitar enfermedades como el Dengue.

Uno de los objetivos del proyecto Agua Segura es atender las condiciones sanitarias de poblaciones como 4 de Mayo, mediante la provisión de agua y saneamiento y rehabilitación de sistemas colapsados. El proyecto hace énfasis en la capacitación en el manejo adecuado del agua y en medidas de higiene (trabajadas de la mano del Ministerio de Salud). Los trabajos ya empezaron. Los Elías Chanduví, junto a otras familias, han recibido kits de agua segura que contienen depósitos de agua de 85 y 20 litros y una jarra de tres litros. Además de mosquiteros para la protección de los mosquitos y zancudos. Eso será complementado con la compra de fumigadoras para desinfección de viviendas justamente para evitar enfermedades como el Dengue.

Edith está gradecida: “Estas donaciones que hemos recibido y en general toda la ayuda han sido importantísimas, porque la verdad que nosotros nos hemos quedado sin nada”. Saber que no han sido abandonados a su suerte le permite a Edith soñar con un futuro mejor. El proyecto Agua Segura apuesta por reforzar la organización de la comunidad, buscando que las localidades en las que se interviene se articulen, trabajen en comunidad y fortalezcan sus capacidades para enfrentar los eventos de riesgo. Por ello, Edith y sus vecinos están reorganizándose para trabajar juntos y rehabilitar sus sistemas de agua. Y, también, le ha cambiado el chip que le decía que no se iría jamás de su casa: “Cuando mis hijos ven mi casa destruida me dicen ‘mamita, ¿nuestra casita dónde está?’.
Y yo les digo ‘ahí está, pero vamos a volverla a construir’. Ojalá Dios quiera nos puedan reubicar, pero yo sé que vamos a tener nuestra casa de nuevo”. Así será. Hasta el último cartucho, Edith.

 
 
07/08/2017
Fundación Poul Due Jensen 
Nuestros Portales Especializados
NUESTRAS OFICINAS

Cajamarca

Cusco

San Martín

SOLUCIONES PRÁCTICAS BOLIVIA

Dirección: Calle Presbítero Medina 2922

y Romecín Campos - Sopocachi

La Paz, Bolivia

Teléfono: (591 2) 2119345 / 2910761

http://www.solucionespracticas.org.bo

PRACTICAL ACTION

The Schumacher Centre,

Bourton on Dunsmore,

Rugby, CV23 9QZ, UK

Reg Charity No 247257

+44 (0) 1926 634400

practicalaction@practicalaction.org.uk

Soluciones Prácticas

Av. Arequipa 4499, Miraflores, Lima

Lima 18 - PERÚ

Teléfonos: (511) 4412950

info@solucionespracticas.org.pe

2008 - 2013 Soluciones Prácticas. Todos los Derechos Reservados | Mapa de Sitio | Suscribete al Botelín | Contáctenos